Confirma tu correo electrónico para activar tu cuenta.

Los barrios alternativos donde alojarse en Barcelona

Todos los turistas de la capital de Cataluña piensan en dónde alojarse en esta ciudad, no solo para dormir en Barcelona, sino para sentir su vida desde dentro, para conocerla mejor y acercarse un poco más a ella. Si bien la ciudad es famosa por sus barrios emblemáticos como el Gótico o el Eixample, hay otros sectores que ofrecen una perspectiva alternativa y enriquecedora para los visitantes.

Foto por shutterstock.com

Explorar barrios menos conocidos puede brindar una estancia más auténtica y cercana a la vida diaria de los barceloneses. Uno de estos barrios es Sant Antoni, una joya oculta que ha ido ganando popularidad gracias a su encantadora mezcla de tradición y modernidad.

Sant Antoni, ubicado en el distrito del Eixample, es conocido por su mercado homónimo, un punto de encuentro para los locales que buscan productos frescos y de calidad. Tras una extensa renovación, el Mercado de Sant Antoni se ha transformado en un centro vibrante de actividad comercial y social que atrae tanto a residentes como a turistas. Alrededor de este epicentro, el barrio despliega una serie de calles llenas de cafeterías de moda, bares de tapas auténticos y librerías independientes. La atmósfera es particularmente animada durante los fines de semana cuando los visitantes pueden disfrutar del mercadillo dominical de libros y coleccionables.

Otro barrio alternativo para considerar al buscar alojamiento en Barcelona es Poble-sec. Anclado entre la montaña de Montjuïc y el bullicioso Paral·lel, Poble-sec es un barrio que destila un ambiente bohemio y creativo. Este sector es famoso por sus teatros, incluido el renombrado Teatro Apolo, y una vibrante escena gastronómica que se manifiesta en sus numerosas opciones de pinchos y tapas a lo largo de la calle Blai. Aquí, los visitantes pueden disfrutar de una experiencia culinaria única, degustando pequeños bocados en distintos bares, todo a precios muy accesibles.

Poble-sec
Foto por shutterstock.com
Poble-sec

Gràcia, aunque más conocido, conserva un aire de pueblo dentro de la ciudad que es difícil de encontrar en los barrios más turísticos. Con sus plazas escondidas, talleres de artistas y eventos culturales, como la famosa Fiesta de Gracia, ofrece una experiencia distinta para quienes buscan integrarse en la comunidad local y experimentar un estilo de vida más relajado. Gràcia es también ideal para los amantes del arte independiente y las compras en boutiques únicas.

El Born es otra opción excelente para aquellos interesados en la historia y la cultura. Situado junto al popular Parque de la Ciutadella y el Museo Picasso, este barrio es un laberinto de calles medievales que albergan algunos de los mejores bares de cócteles y galerías de arte de la ciudad. Alojarse en El Born permite un fácil acceso a algunas de las atracciones más emblemáticas de Barcelona, a la vez que ofrece una escena nocturna vibrante y elegante.

Finalmente, para quienes buscan una experiencia más tranquila, el barrio de Les Corts puede ser una maravillosa opción. Predominantemente residencial, esta área está cerca del Camp Nou, el estadio del FC Barcelona, el Palacio Real de Pedralbes, los pabellones Güell. También ofrece una vida nocturna más relajada comparada con el centro de la ciudad.

Alojarse en estos barrios no solo permite descubrir una Barcelona diferente, sino que también ofrece la oportunidad de experimentar la ciudad desde una perspectiva local, lejos del bullicio de las zonas más turísticas. Cada uno de estos barrios tiene su propio carácter y encanto, lo que garantiza que cada visita sea memorable y única.

Si has encontrado una errata o un error, selecciona el fragmento de texto que lo contiene y presiona Ctrl+


  Publicado ID42969
Recomendaciones